Marcha Solidaria en Alcalá de Henares

https://madridsolidario.net/marchasolidariaalcaladic2010/

 

2010_12_12_portada

2010_12_12

”El hambre es un crimen político”

Bajo este grito de denuncia el pasado 12 de diciembre se desarrolló en Alcalá de Henares la XVII Marcha solidaria contra las causas del hambre, el paro y la esclavitud infantil convocada un año más por el Movimiento Cultural Cristiano. También se sumaron a la organización el partido SAIn y Camino Juvenil Solidario. El objetivo de esta marcha es denunciar que el hambre, el paro y la esclavitud infantil, el aborto y otras injusticias que afectan a la inmensa mayoría  de la humanidad no son fruto de la casualidad, de las catástrofes naturales sino que tienen causas políticas. Cada día mueren en el mundo 100.000 personas de hambre, de las que la mitad son niños, sin embargo la Tierra tiene recursos suficientes para alimentar  a una población cinco veces superior a la actual, se podía leer en la información de la marcha.

Durante la mañana los militantes del MCC estuvieron haciendo diferentes actos de concienciación tanto en las calles como en diferentes parroquias de la ciudad. Por la tarde la marcha solidaria recorrió la calle Mayor desde la Plaza de los Santos Niños hasta la Plaza de Cervantes. En la cabecera de la misma se podría leer “Por la Justicia en las relaciones Norte- Sur. No matarás”. Otras pancartas rezaban “Paro: crimen político y sindical” o también  “400 millones de niños esclavizados por nuestro consumo”. También se denunció por la megafonía  de la manifestación que el aborto en España asesina a más de 100.000 niños al año y a 100 millones en todo el mundo con la intención de sembrar una cultura de muerte que beneficie los intereses de los más poderosos: “En lo único que ha sido eficaz la ONU para acabar con la pobreza, y no es casualidad, es en el exterminio de los empobrecidos antes de nacer, llamando al aborto y al negocio de la contracepción salud sexual y reproductiva. Así lo certifican más de 2.000 millones de niños abortados en los últimos 25 años”.

Al llegar a la Plaza de Cervantes se mantuvo un minuto de silencio en memoria de todas las victimas del hambre, el paro, la esclavitud, el aborto, etc. Posteriormente se realizó una pequeña representación teatral. En la misma se criticaba la cultura del consumo que aliena las conciencias al mismo tiempo que provoca que millones de seres humanos, especialmente niños sufran esclavitud y explotación laboral para rebajar los costes de producción.

 

2010_12_12_2

Finalmente hubo un mitin por parte de una militante del MCC. En el mismo,  la solidaridad con los inmigrantes empobrecidos también fue expresada fuerza. Se denunciaba que millones de seres humanos están obligados a emigrar porque un sistema económico y político injusto provoca hambre, guerras y miseria en países, que paradójicamente son muy ricos en recursos naturales. En este sentido hubo un contundente condena a la política de inmigración del gobierno del PSOE, ampliamente respaldada por el PP, que mantiene los Centros de Internamiento de Extranjeros, auténticos campos de concentración. Se recordó que gracias a los inmigrantes que han venido a España se ha enriquecido nuestra sociedad a costa de sus explotación y miseria.

Se denunció también la injusticia y la tragedia del desempleo que en nuestro países afecta a más de 5 millones de personas: mientras el gobierno suprime las ayudas a los parados de larga duración, la banca que ha desahuciado a miles de familias de nuestro país por no poder pagar su casa ha recibido del gobierno más de 240.000 millones de euros de dinero público para paliar una crisis fundamentalmente financiera”. Se condenó, también,  la connivencia de la clase política con los poderosos que esta provocando que trabajadores, inmigrantes y pensionistas sean las victimas de un plan de ajuste que está exigiendo el neocapitalismo internacional y que eso era sobre todo una injusticia que afectaba primordialmente a las familias más humildes que con su empobrecimiento creciente están financiando la actual crisis.

Se destacó el papel tan importante que estaba desarrollando la Iglesia Católica en todo el mundo en sembrar una cultura de la solidaridad, de la vida,  y como estaba siendo perseguida con más de 200 millones de mártires en el siglo XX y XXI. El mitin terminó haciendo un llamamiento a la solidaridad. La solidaridad no es dar lo que nos sobra, no es dar unas migajas, es compartir hasta lo necesario para vivir. El hambre, el paro, la esclavitud, el aborto son injusticias y sólo se combaten desde una acción política solidaria que acabe con las causas políticas que están generando tanto sufrimiento. La solidaridad no es un sentimiento, es una determinación firme y perseverante por la Justicia y  el bien común, especialmente de los más débiles y empobrecidos de la sociedad.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − dos =